El goleador Alfredo Morelos, noveno refuerzo para el verde 2024-II. . .Soplan nuevos vientos Alianza 0 -Atlético Nacional 2Debut con triunfo verdolaga ante Alianza FC en la Liga-II...El verde de Repetto visita a Alianza FC en el debut por LigaKevin Viveros, octavo refuerzo verdolaga para el 2024-II...Agenda apretada para el debut verdolaga en Liga 2024-IIAtlético Nacional Femenino finalizó con triunfo [2-0] ante Santa Fe. . .Acto de reconciliación y convivencia entre la hinchada y Atlético Nacional.Segundo Evento LEYENDAS VERDOLAGASPresentación oficial de Jorman Campuzano y Andrés Sarmiento. . .Atlético Nacional y la eliminación anticipada en la Liga FemeninaJorman Campuzano y Dairon Asprilla, dos refuerzos más para el verde de Antioquia...Atlético Nacional, Campeón de la Copa Ciudad De Los Reyes en Lima. . .SE VALE ILUSIONARSE . . .Atlético Nacional clasificó a la final de la Copa Ciudad De Los Reyes
El goleador Alfredo Morelos, noveno refuerzo para el verde 2024-II. . .Soplan nuevos vientos Alianza 0 -Atlético Nacional 2Debut con triunfo verdolaga ante Alianza FC en la Liga-II...El verde de Repetto visita a Alianza FC en el debut por LigaKevin Viveros, octavo refuerzo verdolaga para el 2024-II...Agenda apretada para el debut verdolaga en Liga 2024-IIAtlético Nacional Femenino finalizó con triunfo [2-0] ante Santa Fe. . .Acto de reconciliación y convivencia entre la hinchada y Atlético Nacional.Segundo Evento LEYENDAS VERDOLAGASPresentación oficial de Jorman Campuzano y Andrés Sarmiento. . .Atlético Nacional y la eliminación anticipada en la Liga FemeninaJorman Campuzano y Dairon Asprilla, dos refuerzos más para el verde de Antioquia...Atlético Nacional, Campeón de la Copa Ciudad De Los Reyes en Lima. . .SE VALE ILUSIONARSE . . .Atlético Nacional clasificó a la final de la Copa Ciudad De Los Reyes

La columna del “Pote”: VOLVÉ

Por: Andrés ‘Pote’ Ríos La añoranza es un buen sentimiento. Obviamente cuando se enfoca hacia lo bueno o, también hay que decirlo, añorar lo duro o lo difícil cuando esto se supera es un buen ejercicio. El punto es que hay dos cosas que en la vida son nefastas en la formación de un ser: […]

Facebook
Twitter
LinkedIn

Por: Andrés ‘Pote’ Ríos

La añoranza es un buen sentimiento. Obviamente cuando se enfoca hacia lo bueno o, también hay que decirlo, añorar lo duro o lo difícil cuando esto se supera es un buen ejercicio. El punto es que hay dos cosas que en la vida son nefastas en la formación de un ser: el ser malagradecido y el olvidar lo que fue provechoso.

Nuestra actual hinchada es un cúmulo de sensaciones que varían de un momento a otro al son de la marea. Es el fruto de la facilidad que brindan las redes para el desahogo y la expresión de los mensajes. Todo es inmediato, todo es al calor y al fragor del sentimiento. Lo anterior: es válido y muy válido. Grave sería no sentir, no disentir, no debatir o no expresar.

La cosa es que dentro del marco de la añoranza y el agradecimiento muchas veces caemos en pedir y pedir y, la verdad, cansamos. La camiseta de nuestro club la han vestido con entereza muchos jugadores. Ídolos no nos faltan, a veces, incluso nos toca dividir el asunto en: buenos jugadores, de buen recuerdo, referentes, ídolos y ya las grandes leyendas. Siempre será bueno desear y recordar a los que nos llenaron la retina y nos dieron alegrías.

Pero entre el deseo y la realidad hay muchas cordilleras de distancia que hay que saber depurar. Siempre al equipo le va a faltar algo. No importa si es campeón, si cabalga la tabla o está invicto, algo faltará siempre para la pertinente opinión del hincha. Ni qué decir cuando las cosas no marchan bien. Ahí, por lo regular, pocos sirven, ni el tinto de la señora de la sede de Itaguí sabe bueno. Repito: es normal, es parte del juego.

Lo que a veces cansa, porque no es que no cuadre porque es válido y yo lo he hecho, es que ante cualquier escollo o dificultad se apele a los que ya no están como método para sortear el presente y afrontar el futuro. Le iba mal a Almirón y de inmediato: “Volvé Osorio, volvé Rueda”. Cualquier jugador juega mal o es discreto y llega el: “Volvé Borja, Davinson, Armani, Mejía, Guerra, Macnelly, Pabón, Gio, Cardona”.
Y no es una vez, es en cada circunstancia en la que el barco hace agua o por el simple hecho de un mal partido.
Volvé, volvé y volvé, es el nuevo mariachi. Válido. Lo que sí no es válido es perder el norte de la sensatez y el panorama actual para que ese “volvé” pase del deseo a la realidad. Porque, repito y toca repetir para evitar delicadezas, el problema no es desearlo, desear y soñar es genial. Por ejemplo: ¡Yo deseo que todos esos jugadores que mencioné arriba vuelvan! ¡Por mí que vuelvan también Cueto, Aristi, el Tino, René, Pacho y que desde el más allá Dios le dé “salida” a Zubeldía y a Andrés! Obvio que lo deseo, pero sé que es imposible.

En cuantía se lee que los héroes del 2016 vuelvan. Ya con un par de años encima, muchos de ellos viven realidades distintas, presentes diferentes, contratos que los atan, precios inalcanzables o niveles flojos.
Pero ahí entra otro factor, creemos que por vestir la camiseta verdolaga de nuevo la gloria mágicamente de nuevo aparece con ese jugador o técnico ¿Quién garantiza eso? ¿Quién garantiza que no? Otro punto ¿Está Atlético Nacional en capacidad económica de volver a tener esos jugadores? Muchos creen que las cuentas bancarias del club están llenas de millones de dólares.
Miren los estados financieros que son públicos. Pensemos hace cuánto no se vende un jugador a un buen precio, miremos las taquillas de este año. Muchos factores que inciden para que muchos sueños sean difíciles de realizar. Eso sí, es deber de la directiva el trabajar para que muchos sueños se conviertan en realidad. Si lo hacen: misión cumplida, pero se lo oí al presidente del club: “Nos encantaría tener a muchos de esos jugadores, pero también tenemos que ser responsables y coherentes con la realidad del club y el mercado”.

También creo que uno no debe anclarse tanto al pasado. Lo del 2016 fue épico e inolvidable, pero estar pidiendo constantemente que los mismos vuelvan a veces es un síntoma de no mirar más al fondo del camino.
Atlético Nacional ha sido en su historia un símbolo de renovación: kínder de Zubeldía, generación de Pacho, generación Zuñiga-Ospina, generación Osorio-Rueda. No hay que enquistarse, hay que tener resiliencia y progresar.
¡A eso le digo volvé con toda vehemencia!

Noticias más destacadas

Contáctate con nosotros

Has parte de la comunidad que comparte la pasión por estos colores.

Noticias relacionadas